fbpx

El vanguardismo y su relación con el Avant-garde 20|XX

Narración audiovisual de este artículo.

El vanguardismo es un movimiento artístico que comprende todas aquellas tendencias artísticas innovadoras y progresivas que rompen con el statu quo. 

Proviene de la palabra medieval francesa avant-garde, la cual hace referencia a un grupo pequeño de soldados cuya función era explorar el terreno antes del avance del grueso del ejército. Por eso se dice que el arte vanguardista es adelantado a su época. 

Su origen en el campo del arte es aún muy discutido. Algunos establecen su procedencia en el dadaísmo, caracterizado por ser una corriente anárquica que rompe con las formas de arte y estética tradicionales. 

Otros, sitúan su nacimiento en mayo de 1863, cuando pintores impresionistas como Claude Monet, Edgar Degas y Pierre-Auguste Renoir fueron rechazados en el Salón Anual de París por no cumplir con los cánones de la época.

Como respuesta, los artistas decidieron abrir el Salón des Refusés y exponer sus cuadros. Así nació la pintura moderna. 

Independientemente de su cuna, todas las corrientes del vanguardismo, que datan de las primeras décadas del siglo XX en Europa, comparten características transgresoras: apelan a la libertad de expresión, desobedecen parámetros creativos, tienen un carácter experimental y discrepan de la tradición y los valores de la época. 

Avant-garde 20|XX: Deconstruyendo el vanguardismo

Avant-garde 20|XX es un álbum conceptual compuesto por varios ritmos populares del género urbano latino, incluyendo el reggaetón, trap, funk brasilero, dembow, reggae, pop, y fusiones experimentales.  

Esta obra multimedia cuenta la historia de Avant-garde, tierra utópica dominada por El Jowry, el ente más poderoso del mundo de los Els que protege al Avant-garde de una temible amenaza: El Soddy

El Jowry escoge a un avantgardiano llamado Jowry Savana y lo convierte en el artista más influyente de esta tierra para así, por medio de la música, mantener a la sociedad entretenida y salvar a este lugar de la destrucción. 

A través de esta narración audiovisual, Avant-garde 20|XX ofrece un lente satírico para la observación de la cultura de masas del siglo XXI e invita a una contemplación y reflexión sobre la estética y los valores modernos.  

Dentro de las canciones del álbum se encuentran Manifiesto: Se siente, Muñequita y Préndeme en llamas.

Cada una muestra vanguardia y/o sarcasmo referente a la cultura popular: 

Manifiesto: Se siente

Manifiesto: Se siente es una representación del vanguardismo como promoción de reformas sociales radicales. Comparemos el ensayo “L’artiste, le savant et l’industriel” de Henri de Saint-Simon con la letra de Manifiesto: Se siente. 

En este ensayo, en donde se aplica el término avant-garde por primera vez a un ámbito artístico, Saint-Simon insta a los artistas, científicos e industriales a convertirse en líderes de la sociedad que guíen al pueblo hacia una transformación. 

Sain-Simon creía que el poder del arte era el camino más rápido e inmediato para una reforma social, económica y política. 

En la misma línea, Manifiesto Se Siente reconoce la identidad y diversidad cultural de América Latina, su historia y  su lucha. Hace un llamado a la unidad y homogeneidad de los pueblos bajo un mismo emblema y muestra personajes latinoamericanos reconocidos por su influencia en el ámbito de las artes, la política y la ciencia.

«Incandescente es la sangre valiente, en el grito del pueblo, en la voz de la gente que clama con alma de fuerte contundente rompiendo el florero a Llorente Latinos uníos, ¡qué unidos no nos para ni la muerte! Tenlo presente vamos a cambiar el rumbo de la suerte… ¡Es hora que despiertes! ¡Perseverante y siempre fuerte!«

Préndeme en llamas

Por su parte, Préndeme en llamas es una parodia a los relatos vampíricos, ejemplo clave de la cultura popular.

Esta canción presenta, al ritmo del latin trap, la historia de una pareja de amantes vampiros que, cansados de la eternidad, deciden observar la salida del sol después de una última noche de pasión y derroche.  

A su vez, los vampiros representan los ideales superficiales de la sociedad actual, basada en bienes materiales y el lujo. Modélame enciéndeme el party, enrola y pásale al daddy, tus prendas son todas Bulgari, hoy andamos en el rojo Ferrari” 

Préndeme en llamas ilustra el planteamiento del crítico de arte estadounidense Clement Greenberg en su ensayo Avant-Garde and Kitsch, cuando explica que históricamente, la cultura vanguardista se ha opuesto a la cultura dominante, rechazando la cultura de masas, producto de la industrialización y el capitalismo. 

Se critica la cultura de masas a través del mismo medio que representa: un ritmo banal cuyo propósito es alienar con letras superficiales, iguales a los valores actuales. 

Creamos para destruir y destruimos para crear. Ese es el Avant-garde 20|XX. 

¿Comienzas a entender nuestra sátira? ¿Cuál sería tu análisis para la canción de Muñequita

Un comentario de “El vanguardismo y su relación con el Avant-garde 20|XX

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *