fbpx

Temáticas de la música urbana: Más de lo mismo II

En el primer capítulo de esta serie de artículos, hablamos sobre la estética de la música urbana y finalizamos preguntando si estos ritmos podían ofrecer un aspecto distinto, o, por el contrario, todos debían ser más de lo mismo.  

Gracias por sus comentarios, esta discusión se fortalece con distintos puntos de vista y nos encanta conocer sus opiniones. 

Hoy hablaremos sobre las recurrentes temáticas de la música urbana, pero antes nos detendremos a rememorar el contexto social y político en el que nació este género. 

Orígenes 

La música urbana es el resultado del intercambio cultural entre Jamaica, Panamá, Puerto Rico y Estados Unidos en la década de los 80’s y 90’s. 

Las minorías afro y latinas utilizaron la música como un medio de denuncia social y contestataria ante el sistema que los marginalizaba. 

Muchos compositores del género urbano nacieron en la pobreza, conocen la vida en la calle, las armas, la prostitución, los grupos ilegales; por eso no es de sorprenderse que sus exponentes hablen sobre la violencia, las drogas y el sexo, tal como lo veremos a continuación. 

Temáticas de la música urbana 

El delincuente intocable:  

«Yo mato gente, tú no matas gente 
Tú está’ vivo por suerte 
Y vamo’ a meterte el Anuel de la muerte 
Y Real Hasta la Muerte» 

Intocable- Anuel (2018)

Como explicamos anteriormente, varios exponentes de la música urbana vienen de la periferia y se desenvolvieron en contextos violentos donde la delincuencia era una opción fácil y muy rentable. 

Estas anécdotas, mezcladas con elementos del rap como las llamadas «tiraeras» o guerras verbales, dan como resultado enfrentamientos entre sus representantes para exaltar su «masculinidad», asegurando señalar quién es el más malo, peligroso, y con el que nadie se debe meter.

-Ascenso social  

“Ando con una’ Balenciaga que no se consiguen 
Estos cabrones to’s me odian y a la vez me siguen 
Pasé del mínimo salario y vivir de los tips  
A tener una casa flow MTV Cribs”   


Miky Woodz ft. Bad Bunny – Estamos Clear (2018) 

Gracias al éxito mediático, varios artistas urbanos lograron salir de las calles y ahora se encuentran en la cima del escalafón social. 

Esto los llena de “superioridad”, un orgullo que nace del poder de compra de mercancías.

Sin embargo, muchos viven en paranoia, y no saben sus allegados valoran su compañía y existe una lealtad «real» o si es el interés al dinero que dicen tener.

-Contenido hiper-sexualizado: 

“Yo siempre lo supe 
Que tú eres de las que traga y hasta los escupe 
Mírame los ojos cuando me lo chupes 
No te va a salvar ni la Virgen de Guadalupe” 

Darell ft Bryant Myers – Quiero Hablarte (2018) 

Esta es una de las temáticas de la música urbana más criticadas y sin lugar a dudas, la más utilizada. 

Se abusa del recurso de la libido llevando el sexo y lo desnudo a un término vulgar que promueve la normalización de la hiper-sexualización como herramienta de consumo. 

-Doble sentido:  

“En mi casa hay una fuga de gas y de agua 
que tu quiere ver chica mala 
Quiere ver gas o ver gotas 
Quiere ver gas o ver gotas” 

Jiggy Drama – La Fuga (2010) 

Utilizando versos con contenido sexual menos evidente, la música urbana divierte a sus oyentes con su picardía e ingenio al hacerlos «malpensar” la historia o lírica de la canción con juegos de palabras. 

Aceptación internacional 

En un principio, el género urbano fue muy mal recibido por la sociedad. Se consideraba una música de mal gusto y con poco valor cultural. 

Pero el fin del milenio trajo consigo la oportunidad de convertir la música urbana en toda una bomba mediática. 

Gracias a personajes como Tego Calderón y Daddy Yankee, la industria musical reconoció el valor de compra en el millennial hispanohablante implantando una nueva gestión cultural al género urbano y transformando sus bienes simbólicos en productos. 

La denuncia de la música urbana desapareció. Si bien quedan algunos rezagos, su carácter contestatario e identidad se volvieron parte de la cultura de masas.

Sus temáticas fueron resignificadas para implantar nuevos ideales, valores éticos, estéticos y modelos sociales que respalden el modelo de consumismo. 

¿Son las temáticas de los ritmos urbanos una representación de los valores de la sociedad actual?

En nuestra próxima entrega intentaremos contestar esta pregunta relacionando la estética y las temáticas del género urbano con la industria de la música, la apropiación cultural y la sociedad de consumo. 

Así, finalmente se podrá entender la importancia de una propuesta que renueve la música urbana, tal y como queremos hacer con el Avant-garde 20|XX. 

¡Muy pronto! 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *